Lunes, 10 Septiembre 2018 14:29

El Estado como objeto de deseo

[El aislamiento humano] hoy reina en todas partes y no ha llegado aún la hora de su fin. Hoy todos aspiran a separar su personalidad de las demás personalidades, a gozar individualmente de la plenitud de la vida. Sin embargo, los esfuerzos de los hombres, lejos de alcanzar sus fines, conducen a un suicidio total, ya que, en vez de conseguir la plena afirmación de su personalidad, los seres humanos caen en la soledad más completa. En nuestro siglo, todos los hombres se han fraccionado en unidades. Cada cual se aísla en su agujero, se aparta de los demás, se oculta con sus bienes, se aleja de sus semejantes y aleja a sus semejantes. Amasa riquezas él solo, se felicita de su poder y de su opulencia, y el insensato ignora que cuanta más riqueza reúne, más se hunde en una impotencia fatal. Porque se ha habituado a contar solo consigo mismo y se ha desligado de la colectividad; se ha acostumbrado a no creer en la ayuda mutua, ni en su prójimo, ni en la humanidad, y tiembla ante la sola idea de perder su fortuna y los derechos que ésta le otorga. Hoy este espíritu humano empieza a perder de vista, cosa ridícula, que la verdadera garantía del individuo radica no en su esfuerzo personal aislado, sino en su solidaridad. Este terrible aislamiento terminará algún día, y entonces todos los hombres comprenderán que su separación es contraria a todas las leyes de la naturaleza, y se asombrarán de haber permanecido tanto tiempo en las tinieblas, sin ver la luz.
 
Fiódor Dostoievski. Los hermanos Karamazov, 1880.
orgullo de pertenencia1
 
El I Encuentro de Revolución Integral (RI) tuvo lugar en 2015, en unas circunstancias sociales, políticas, culturales, emocionales e internacionales notablemente diferentes a las actuales, mucho menos favorables al ideal y a la idea de la transformación integral del individuo y la sociedad. El II se celebró en 2016, con un contexto similar al anterior. En 2017 no hubo convocatoria y en el presente año se desea que tenga lugar el III Encuentro, a principios del mes de octubre [1].
 
Los trabajos y ponencias que se presentaron en la convocatoria de 2015 están reunidos en el libro “I Encuentro de Reflexión sobre revolución integral. Recopilación de textos”. Es éste un sólido volumen de 513 páginas con 52 aportaciones, que tratan de decisivos asuntos de actualidad, políticos, internacionales, del sujeto, etc. Muchos de ellos son de una gran calidad en los contenidos y significativa elegancia estilística, marcando la línea del proyecto y programa RI.
Miércoles, 29 Agosto 2018 16:22

El arte de los locos (como un cen-cerro)

El pasado día 28 de julio, dentro del programa de actividades de Los Veranos de la Villa de Madrid 2018, el colectivo “Orquestina de pigmeos” perpetró un evento audiovisual (“performance multidisciplinar” o “cine expandido” lo llaman) en el “Cerro de los Locos”, sito en la Dehesa de la Villa de Madrid…
 
Digo se “perpetró” porque, so pretexto de crear un espectáculo que rememora las sanas actividades lúdico-deportivas (toreros, culturistas, atletas, pelotaris, artistas circenses, boxeadores) que antaño hacían los vecinos del barrio, lo que han hecho es algo para lo que casi que no tengo adjetivos…
 

Sin título

¿Cómo es posible recordar (¿con cariño?) a aquellas sanas gentes y sus actividades (por cierto, vigiladas, cuando no prohibidas por la policía) “diseñando” un esperpento audiovisual en el que las dulzainas (lo único rescatable de dicho bodrio) se mezclaban con ¡¡¡ astronautas !!! y naves espaciales durante una interminable y tediosa hora y media?

Miércoles, 22 Agosto 2018 10:50

Para una crítica radical de la izquierda

ideas
 
Introducción
 
En los tiempos que corren, de cara a liberar el pensamiento del fanatismo al que se adhiere gracias a las teorías políticas, la crítica al pensamiento izquierdista es fundamental. Hay que entender esta fijación no como una dedicación exclusiva, que reafirmara de alguna forma la ideología ‘de derechas’ por oposición, sino como una meta más importante, la de la crítica a la izquierda, que a la derecha, lo que se explicará.
 
Una de las primeras concesiones que hay que hacer es, efectivamente, caer en la dicotomía izquierda-derecha, una decisión que ya compromete del todo el pensamiento. Uno de los objetivos, por tanto, de dicha crítica, consistirá en recordar lo inconveniente de ese debate, pero tomándolo prestado precisamente para focalizar. La contradicción le será inherente, de forma que mientras se toma partido por dicha estructura (la de dividir la teoría política en izquierda-derecha), se estará negando su conveniencia. Así, esta crítica no puede aspirar a ser totalizante, sino sólo una guía a complementar, pues su necesidad es obligada; sólo debido a la situación actual de las cosas, es necesario descender a un nivel en el lenguaje en que, en este caso, se polarice el espectro político. Cualquier proposición política genuina debería hacerse liberada de condicionantes tan manidos; por eso, precisamente, una crítica así debe preceder a cualquier intento de postular una alternativa política efectivamente libre.
Miércoles, 15 Agosto 2018 18:25

El deseo no se expresa en lo manifiesto

Tal como en la afirmación Hegeliana "Yo no soy nada, lo otro de mí lo es todo", nada que pretendemos desde lo más auténtico de nuestro ser, podemos exteriorizarlo desde la traducibilidad de las palabras. El poder de garabatear signos, no es más que el síntoma expreso de la mudez a la que no podemos escapar, del contundente y silente presidio a la que nos condena el sinsentido. Esto mismo se explica sólo sí en la medida de su no explicación, mediante palabras, tras la epocalidad en la que transitamos, bajo la conciencia en la que nos creemos lógicos como comunicables.

un deseo para tu tienda

Que seamos finitos, que perezcamos sin aceptar este contundente condicionamiento, es la prueba efectiva de que estamos habitando otro lugar, en donde latimos más profundamente, o para decirlo de otro modo, somos más auténticamente, donde tal vez los deseos se correspondan con nuestros actos o sensaciones más palmariamente.
 
Sí es que alguna vez hemos pensado, que vivimos en el mejor de los mundos posibles, es porque naturalmente, podamos ser, una versión diferente, apocada o disminuida de la que potencialmente pudimos desarrollar y que por ello, tendemos a desear lo imposible de un mundo que se nos escapa de la mundanidad finita.