Viernes, 17 Septiembre 2021 17:01

Respuesta número tres a Laia

Escrito por Kiko Bardají Cruz

En tú escrito afirmas que sostener que en Europa está habiendo una sustitución étnica es un acto racista por nuestra parte. Afirmas que es algo de la extrema derecha. Confundes nuestras aserciones con el Plan Kalergi, una teoría del conspiracionismo nazi, terriblemente racista y que condenamos completamente.

Pensamos que el racismo es una aberración humana y lo maldecimos y combatimos sin tregua.

Pero dicho esto, considero importante decirte que los militares escriben una y otra vez sobre la necesidad de mantener controlado el llamado “frente interior”. Para resolver el problema del frente interior es necesario que las ideas sobre la autoconstrucción individual, el cuestionamiento de la jerarquía y la concepción de la libertad que tenemos los occidentales sean eliminadas. Es una desventaja enorme de los Estados occidentales frente al Estado chino, el japonés, el saudí o el nigeriano (dado que sus poblaciones no tienen la idea de la libertad individual y colectiva tan arraigada como la tenemos en Europa; tendrán otras cosas muy buenas de las que aprender, pero esto no lo tienen).

La etnia/etnias europeas occidentales llevan asociada una cultura, una cosmovisión. La sustitución étnica conlleva una sustitución cultural. Exactamente la que busca la “razón de Estado”, el Ejército, que es la espina dorsal del Estado. En su naturaleza está el crecer en poder y resolver los obstáculos que impidan ese crecimiento. La utopía multicultural del posmodernismo izquierdista no es una utopía sino una distopía de desarraigo, aculturación, atomización, megacapitalismo y ultrapoderío estatal y militar. El multiculturalismo es el trampantojo del militarismo.

Nada es casual hoy en día. Unos momentos, estos, de enorme poder Estatal en todos los ámbitos. La ínfima natalidad que vive Europa no es casual, es fruto de la biopolítica. Una biopolítica articulada en una parte fundamental por el feminismo de Estado. 

Que en muchas guarderías de Europa los hijos de musulmanes, y otros inmigrantes, empiecen a ser mayoría está avalado por los datos que se pueden consultar con facilidad en multitud de sitios. Así que la sustitución étnica no es ninguna mentira, ni es algo fruto de un prejuicio racista, es un hecho.

La inmigración es absolutamente necesaria para el Estado y el Capital. El verdadero racismo es el llamado “antirracismo” paternalista de las clases medias izquierdistas europeas. Un paternalismo enfermizo que arrastra a miles de personas bienintencionadas a defender un tráfico de esclavos idéntico al de la era romana, solo que mucho más inmenso e intenso. Una relación imperial de extracción de materias primas: los humanos. 

Proponemos la unión de europeos, africanos, asiáticos y latinoamericanos revolucionarios contra los Estados y las políticas neo-negreras, neo-esclavistas, que disfrazan la inmigración de acto humanitario cuando es un acto de expolio imperial.

Los verdaderos racistas, procapitalistas servidores del sistema, son los que NO quieren que nos unamos los europeos y los africanos contra el tráfico de esclavos masivo, contra el acto migratorio (que no contra los inmigrantes como individuos, pues nosotros, juzgamos a las personas por sus actos y no por su origen, su religión o su etnia). Es el izquierdismo ultraestatolátrico, el que más hace por que no nos unamos las personas contra el Estado. Por esto es el más racista de todos, el que más defiende la inmigración desde un punto de vista rapaz neocolonial: para que nos paguen las pensiones y hagan viable el Estado de Bienestar. El primer interesado en que el Estado tenga fondos (y por lo tanto, en el brutal negocio redondo de la inmigración, “¡vienen sin necesidad de gastar en criarlos, es estupendo!”) es el ejército; y sí, también el feminismo y su enorme red de chiringuitos (esto de los chiringuitos también lo dice la extrema derecha pero por que ésta lo diga no deja de ser verdad, o ¿acaso hay que dejar de denunciar el clientelismo sólo por el hecho de qué también lo denuncie la extrema derecha? La red clientelar del Estado (del que le feminismo es una parte importante) nos condena a una explotación fiscal increíble.

Además, como no tenemos ese sentido de la culpabilidad que tienen las clases medias izquierdistas tratamos de igual a igual a los inmigrantes y no nos sentimos inferiores a ellos. Estas clases medias izquierdistas sí que se sienten muy azoradas con los inmigrantes porque saben que su proyecto es aprovecharse de ellos para mantener su horrible Estado de Bienestar, al que defienden con uñas y dientes. Saben que es una relación de explotación, expolio e injusticia y por eso se esfuerzan tanto en decorarlo todo como un acto superbondadoso e hiperbenevolente. Por eso se sienten inferiores a los inmigrantes por este sentimiento de culpa, por este cargo de conciencia.

Nosotros no tenemos nada de eso porque queremos destruir el Estado de Bienestar rapaz y colonialista; y sustituirlo por la autogestión generalizada del apoyo y servicio mutuo.

Así que sí que podemos decirles a los inmigrantes que vienen a Europa: volver a vuestro país a luchar o uniros aquí a la revolución. Desde el respeto, casi religioso, a la voluntariedad, a la libertad de permanecer aquí o de volver.

África para los africanos, Europa para los europeos… o acaso es mejor decir “África para los europeos” (que es lo mismo que decir: los africanos para la voracidad de los Estados y el capital europeos), igual que se decía: “el oro de sudamérica para los europeos”, o “el petróleo de Irak para los europeos”, o “el coltán del Congo para los europeos” o “el pescado de Mauritania para los europeos”.

Racista es aquel que no quiere África para los africanos ni los africanos para África. 

Para los neorracistas posmodernos de clase media del izquierdismo defensor del Estado no se puede decir: “Europa para los europeos”; porque ¿Europa no es de los europeos? ¿Cataluña no es de los catalanes? ¿La Val de Aran no es de los araneses? ¿El territorio que ocupan esos montes comunales de aquel pueblo no son de los vecinos mancomunados que viven en él?

Conclusión: Para el izquierdismo África no es de los africanos y éstos se pueden robar, como se robaban antes para las plantaciones. Todo con el ánimo de salvar el sistema asqueroso de los Estados bienestaristas y del capitalismo europeo. Para éstos es legítimo saquear África de seres humanos para salvar el podrido sistema europeo.

La deducción es que, por lo tanto, todo y todos pertenecen a los Estados europeos y que para hacer digerible esta realidad se necesita subvencionar a lo grande a los lacayos feministas y “antirracistas” para que forjen y establezcan teorías pseudohumanitarias para camuflar el saqueo imperial esclavista neo-negrero.

Rechazamos las fronteras y la represión policial porque buscamos la extinción del Estado, así que estamos por la libertad de movimiento, la libre circulación y la hospitalidad fraternal, pero esto no quita para que sí reivindiquemos el poder popular (organizado por asambleas omnisoberanas) para decidir quien entra en nuestra comunidad y quien no. En los pueblos okupados esto es muy claro y obvio: es la asamblea de vecinos, la comunidad, la que decide quien se queda a vivir y quien no. Hay listas de espera, hay procesos de integración, hay selección y hay procesos de expulsión. Esto es obvio. ¿Son los pueblos okupados racistas? No, simplemente no son gilipollas.

Iberia es de los ibéricos y de nadie más. Los ibéricos son los propietarios de Iberia. Iberia no es de todos. Igual que el comunal no es de todos, es de los vecinos organizados en concejo abierto que ejercen una jurisdicción, un poder.

Ahora la gente no decide nada, todo lo decide el Estado y el Estado está decidiendo una sustitución étnica (cultural por lo tanto).

Un miembro de la Revolución Integral expresa con claridad meridiana nuestro posicionamiento con respecto a la inmigración.

"África, devastada por la saca de esclavos para Arabia, Irán, al-Andalus, Europa y América en los siglos VIII-XIX, sufre hoy con la emigración de masas un expolio poblacional en lo esencial igual al del pasado, [...] bloqueando casi cualquier perspectiva de desarrollo político, económico, social y cultural de las sociedades africanas, condenándolas a la pobreza, el hambre y las enfermedades, a la falta de libertad y la tiranía. Apoyar la emigración, calumniar a quienes se oponen a la venida masiva de trabajadores africanos a Europa en pro de la solidaridad combatiente entre europeos y africanos es, por tanto, la peor expresión de racismo antinegro, eurocentrismo e imperialismo. [...] Quienes aplauden la conversión del África subsahariana en una gran granja de crianza de seres humanos, y quienes callan ante esta enormidad porque temen ser linchados por los "antirracistas" [...] son sujetos cobardes e inmorales. [Quienes más rechazan hoy esto] son los africanos amantes de su tierra, que se están movilizando en sus países para solicitar a su juventud que no emigre a Europa. Así pues, para los niños y niñas pijas de las clases medias y altas europeas, que constituyen el sector más desalmado del planeta en la hora presente, los peores "racistas" son los hombres y las mujeres negras africanas con conciencia de sí, quienes desean que África sea otra cosa que una inmensa granja-criadero de mano de obra para Europa.

Los europeos y los africanos revolucionarios y antirracistas tenemos que unirnos contra los proyectos neo-negreros. Contra la destrucción de los pueblos europeos y africanos. [...] A favor de la revolución popular mundial." Félix Rodrigo Mora.

“Se ha dicho que la emigración es para los países ricos “el negocio del milenio, ni siquiera del siglo”, negocio con un perdedor, África, aunque no sus oligarquías negras, y un ganador, Europa, aunque no los pueblos europeos… Debido a la emigración los empresarios han dejado de pagar los gastos de reproducción de la mano de obra de los segmentos de asalariados de menos ingresos y más jóvenes, con lo que los sueldos de los menores de 40 años se han reducido a la mitad en sólo un decenio… Con la emigración se dinamizan de una manera extraordinaria los mercados de compra y venta, la concesión de créditos bancarios, el negocio inmobiliario, la industria automovilística, la producción alimentaria y la circulación del dinero. Sin aquélla la agricultura industrial de exportación y los servicios no son posibles en las actuales condiciones. Con ella la aportación de tributos al Estado, directos e indirectos, alcanza niveles nunca antes conocidos, lo que es crucial para el capitalismo “público”, el ejército, las diversas policías, la casta partitocrática, la pedantocracia y el aparato funcionarial; por eso todos ellos son apasionados del hecho migratorio. Gracias a la emigración los bancos españoles se han implantado sólidamente en los países emisores de mano de obra, a través de la gestión de las remesas enviadas por los emigrantes a sus familias, y se están apoderando de una parte creciente de la economía local… Deprimir y reprimir la fertilidad de los europeos… para reducir al mínimo los costes de reproducción de la mano de obra, es una de las vías más poderosas para incrementar la acumulación de la propiedad y maximizar los ingresos fiscales”. Félix Rodrigo Mora.

Frente a esto tu actitud, Laia, es sorda. Tal vez te sientas atacada por una cuestión emocional resultado de la inmigración en los 60-70-80 de andaluces, extremeños, castellano-manchegos, murcianos y aragoneses a Cataluña y País Vasco. Comprendo tu sentimiento pero pienso que te ciega.

También comprendo que, tal vez, tú actividad, orientada a los movimientos sociales izquierdistas, deba dejar de lado cuestiones absolutamente tabús y anatematizadas.

Homofobia

Nos acusas de homofobia por esta frase de Antonio en su escrito: “debemos recuperar las formas naturales de convivencia social: la asamblea, la familia extensa y las relaciones de pareja estables heterosexuales”. Esta frase no excluye en ningún momento otras formas de familia ni las relaciones homosexuales.

Nosotros defenderemos con nuestra vida la libertad sexual de los homosexuales. Con nuestra vida, insisto. Somos enamorados pasionales de la libertad y por ella, por la de los homosexuales, estamos dispuestos a morir. Estoy casi seguro de que en el fondo tú no ves aquí nada de homofobia pero deseas por algún motivo ponernos el sanbenito de homófobos. Bueno, vale, de acuerdo. 

Zapadores

Nos acusas de dinamitar puentes, de no ser convivenciales con los que piensan distinto a nosotros. Nadie defiende más la libertad de conciencia, la libertad religiosa, la libertad de expresión… que nosotros. Llamar al pan pan y al vino vino no es romper puentes con nadie. Nunca hemos rehusado el debate, cosa que las feministas hacen constantemente, ya no hablemos de los “antirracistas”. Nunca hemos dicho ser los poseedores de la verdad única y absoluta. Al revés, siempre hemos animado a todo el mundo a leer de todo, escuchar todo tipo de ideas y tratar de hacer comunidades convivenciales donde seamos capaces de compartir vida con los que piensan diferente a nosotros. Siempre, desde el primer día, hemos defendido la idea de una revolución plural, y no una revolución anarquista o una revolución de clones de pensamiento único.

Descorteses

Nos acusas de no ser corteses. Cuando dejamos de ser corteses es cuando nos dirigimos a los opresores, a las personas que conforman el Estado, a las fuerzas que nos atacan, persiguen y censuran. Usamos la ética sodalicia que consiste en perdonar y ser corteses (nadie ha hablado más de la cortesía con los iguales que uno de nuestros compañeros de ideas llamado Félix) con los iguales; pero con los explotadores, opresores y dominadores vamos a tumba abierta, nos liamos la manta a la cabeza y salga el sol por Antequera.

Jamás hemos tratado mal a, por ejemplo, las gentes de Amarauna, pensaran lo que pensaran. Y como prueba está la experiencia de todos los que en 2020, en plena pandemia, estuvieron allí con ellos varios días. 

¿Censura o trato de amor y cuidado verdadero por parte de Amarauna?

Por último, que no te parezca que Amarauna nos haya censurado al pedirnos, un mes antes de que comenzara el encuentro apalabrado con ellos, que eliminemos expresiones, palabras, ideas, afirmaciones contrarias al feminismo del texto de Antonio Hidalgo como CONDICIÓN para realizar el encuentro, pues me parece desatinado, descabellado, disparatado, absurdo, rebuscado e insensato. 

PD: Libertad

Dentro de la Revolución Integral debe haber libertad para diferentes corrientes de pensamientos, libertad para disentir, libertad de conciencia, libertad para secundar lo que uno crea. Al irte, demostraste que no has comprendido lo que es la revolución integral y el espacio que podías ocupar en ella. Pero, bueno, comprendo que no quieras estar con racistas y homófobos que dinamitan puentes y deliran con censuras que no existen. Te deseo salud.

Kiko Bardají Cruz. 17/09/2021

Visto 335 veces Modificado por última vez en Lunes, 20 Septiembre 2021 11:04

Comentarios  

#2 Alex Cosma 25-09-2021 11:52
En otra respuesta (en otro hilo) dices que Laia no afirma que Antonio sea racista, sino que su texto "podría interpretarse" como racista.

Veo que tú, además de intentar enmendar la plana a Laia, sí has interpretado este otro texto de Kiko como racista y xenófobo, y además tu interpretación la asumes como verdadera, sin ningún lugar a dudas.

Por cierto, la opinión de Félix sobre la inmigración masiva (proyectada y ejecutada por neonegreros) no es que la compartan muchos con él, sino que él la comparte con muchos.

En la R.I. no segumos a Félix cual dios; fuera de la R.I. sí se postra casi todo el mundoante el progresismo, el antirracismo, etc.

Y digo casi, porque el sistema adjudica la exclusiva de la crítica al progresismo y al antirracismo y al feminsimo, etc, a los nazis y ultraderecha, con el fin obvio de que la disidencia quede dentro de los límites de lo permitido por el dúo ESTADO-CAPITAL.

En la R.I. no tenemos ningún problema con la VERDAD, y esto nos lleva a afirmar al mismo tiempo la hipernocividad de la inmigración masiva y del feminismo, al mismo tiempo que criticamos la nocividad del nazismo y la ultraderecha.

Quien no entienda esto, significa que tiene un problema tanto con la verdad como con la contaminación de su ideario con ideología oficialista.
#1 Paco Giménez Cherp 18-09-2021 19:30
Sostener que en Europa hay una sustitución étnica (debido a la decadencia demográfica europea) no es racista. Lo que es racista es pensar que eso es un problema. Lo que es racista es atribuir diferencias cualitativas a las personas por razón de su identidad étnica. Lo que es racista es decir que los no-europeos no tienen sentido de la Libertad (y además de racista es gratuito)

Por otro lado los "pueblos europeos" no tienen ninguna existencia objetiva más que como versión laica y moderna del concepto de "cristiandad". No hay ningún criterio que permita agrupar a los supuestos "pueblos europeos" de forma inequívoca, ni biológico ni siquiera cultural. Es obvio que un andaluz tiene bastante más que ver con un marroquí que con un finlandés. Y no está nada claro si un armenio es "europeo" o asiático. Y habría mucho que hablar sobre la diáspora europea en América. Por no hablar de los judíos....

Yo tampoco quiero compartir un espacio con racistas y xenófobos, me temo que os vais a encontrar a muchos como yo y como Laia por el camino mientras mantengais ese discurso (que es OBJETIVAMENTE racista). La RI tiene un problema si os empeñais en que todo el mundo que participe ha de compartir necesariamente todo lo que diga Félix.

No tienes permisos para publicar comentarios.