Domingo, 13 December 2020 08:47

Hoy vienen a por mí y… mañana irán a por ti. Notas sobre el fascismo nuestro de cada día

Escrito por  Félix Rodrigo Mora
Valora este artículo
(2 votos)

 

Recibo, hoy 12/12/2020, una nota de YouTube comunicándome que “en YouTube no se permiten contenidos en los que se cuestionen explícitamente (¿implícitamente sí?) la eficacia de los directrices recomendadas (¡sic!) por las autoridades sanitarias locales[1] o por la Organización Mundial de la Salud”[2],

y puesto que mi vídeo “Ante el golpe de Estado y el confinamiento la solución es convivencial”, de 18 de abril de 2020, según el Departamento de Censura de la citada empresa capitalista transnacional, “infringe nuestra política sobre desinformación médica… (lo) hemos retirado”. A continuación, me indican que puedo reclamar contra tal decisión.

Pero eso es una sucia bola. Lo comprobé la vez anterior, cuando me censuraron otro vídeo: no hay nada que reclamar, ninguna posibilidad. Ellos tienen todo el poder y punto, y a los censurados y amordazados nos toca agachar las orejas y callarnos. Así de libre, democrática, igual y plural es nuestra sociedad. Eso sí, me dice, de manera condescendiente, que, por el momento, no me cierran el canal, ¡muchas gracias, autócratas transnacionales y novísimos Amos del Universo!, ¡admiro y agradezco vuestra misericordia! Pero no me lo clausuréis el mes que viene, esperad al menos medio año, os lo pido por favor…

Dicen, se rumorea, que el Departamento de Censura de YouTube está, en “España”, formado por afiliados a Unidas Podemos, el conocido Partido Fascista Republicano de nuevo tipo, una hábil imitación del que Benito Mussolini fundó en 1943 con ese nombre. Podemos tiene por padre al CNI y por madre al gran capitalismo transnacional, y de esa coyunda lo único que puede salir es fascismo, esta vez de izquierdas. Qué bonito y tecnocientífico es todo en este asunto: primero los robots (¡viva la tecnología redentora!) detectan los vídeos “sospechosos” y luego los censores de Unidas Podemos deciden a quien cosen la boca. Es, digamos, un franquismo puesto al día, cibernético, dinámico y robótico… Todo ello haría las delicias de la Brigada Político-Social del régimen de Franco, a la que debo tantos momentos “agradables” …

Ciertamente, hoy vienen a por mí, pero mañana irán a por ti. Cuando a nosotros, los ya ahora perseguidos, nos hayan eliminado, entonces te impondrán a ti la totalidad de su programa, el que sigue.

Jornadas laborales de 14 horas seis días a la semana y 52 semanas al año por 400 euros al mes. Entrega como impuestos al Estado del 90% de tus logros productivos reales, en diez años si no lo evitamos. Vacunación obligatoria universal de dos docenas de enfermedades, infecciosas o no. Chips individuales de localización permanente. Fallecimiento inducido forzoso a los 45 años para todos y todas, lo que sustituirá a la actual jubilación. Vapuleos con cachiporras y látigos de siete colas en las empresas a quienes no cumplan en las normas de productividad (según el modelo laboral chino marxista-fascista). Vida solitaria en apartamentos de 10 metros cuadrados. Masturbarse forzosamente cuando menos diez veces al día contemplando 2 horas de pornografía gratis en internet. “Desaparición” en la noche y en la niebla de las mujeres que, en la clandestinidad, se atrevan a embarazarse. Colosales bacanales sádicas públicas de las elites del poder, mujeres y hombres, con bebés y niños, retransmitidas por televisión y visionadas por el conjunto de la población. Obligación “trans” de cambiar de “género” cada dos horas, esto es, doce veces al día, para cada individuo. Penas severísimas para los que saluden con un “¡buenos días!” o un “¡buenas tardes!” a sus vecinos en el portal. Cien latigazos a quienes se les encuentre un libro de un autor clásico de la cultura occidental, por ejemplo, Cicerón, y doscientos si lo están leyendo. Quema habitual de “machirulos” en plazas y parques a cargo de la todopoderosa Policía LGTBI. Linchamiento público de aquéllos o aquéllas que se enamoren y digan a otra u otro “¡¡te quiero!!”. Alimentación a base de hamburguesas preparadas con la carne y las vísceras de las y los inmolados el mismo día que cumplan 45 años. Proscripción de salir del propio domicilio, salvo para ir al trabajo y sacar a pasear al perro. Pena de lapidación por gritar “¡Libertad!”. Habrá agrupaciones armadas de “patriotas” españoles peinando las calles, golpeando y encarcelando a quienes hablen otro idioma que no sea el “inglés” neolengua. Los que demuestren inteligencia natural y capacidad de pensar por sí mismos/mismas serán abatidos sobre el terreno de varios tiros rituales de pistola, disparados por avezadas feminazis. Consumo de, como mínimo, dos docenas de fármacos y realización de al menos una prueba médica al día. Castración quirúrgica y/o química antes de cumplir los tres meses de edad de los niños varones que a pesar de todo nazcan. Acusación de “delito de odio” en grado de tentativa a los que exalten el amor a sus iguales, y confinamiento en un campo de trabajo a perpetuidad de aquellos o aquellas que lo practiquen, por ser esto un obvio “delito de odio” realizado. Quienes gocen de la poesía de calidad, esto es, de la del pasado, serán declarados orates peligrosos y tratados con generosas dosis de psicofármacos. Toda afirmación verdadera será objeto de persecución por la Policía de la Verdad, que encarcelará al que la haga y le impondrá la obligación de exponer en público, con convicción ilimitada, la apropiada Mentira. Quien tenga amigos o desee tenerlos será quemado vivo y sus cenizas aventadas sobre los más infectos basureros. Captura y confinamiento de 500.000 mujeres en granjas de reproducción, para ser inseminadas artificialmente y parir “seres humanos”, posteriormente comercializados, como modo de afrontar la crisis demografía, tan pavorosa. Establecimiento de una relación entre el número de policías y el número de ciudadanos que sea de 1 de los primeros por cada 0,1 de los segundos. Prescripción por ley positiva del uso, para las féminas, de tres horas diarias de goce y deleite con el succionador del clítoris, práctica supervisada por la Policía del Placer Sexual Obligatorio para las Mujeres, que atrapará a las contraventoras con el fin de llevarlas ante tribunales especiales acusadas de “machirulas”. Jamás un ser humano volverá a tratarse física y presencialmente con otro ser humano, pues todas las relaciones “interpersonales” se harán por mediación de máquinas. El “Manifiesto SCUM” será Ley Fundamental y Nueva Constitución del Estado español, para lo que quedará publicado, en su día, en el Boletín Oficial del Estado, y quien proteste o se oponga será encerrado en un jaulón de ratas hambrientas para que le devoren vivo, a él o a ella. Al que sonría a otro ser humano se le pondrá de por vida una mascarilla de acero inoxidable inamovible que sólo dejará al descubierto sus ojos, y a quien toque afectuosamente a otro ser humano se le cortará la mano. La riqueza se concentrará absolutamente en un número extremadamente reducido de personas y aparatos estatales, mientras que el resto de la humanidad quedará formada por una mezcla de asalariados mega-triturados viviendo en la indigencia permanente y pobres de solemnidad. El desamor, la mentira, el servilismo, la violencia institucional, la soledad, la depresión, la megaopresión, la extinción de la inteligencia, la nadificación absoluta de la persona y la sobreexplotación serán los disvalores dominantes, forzosos y obligatorios, los que se enseñarán en las escuelas, loarán los intelectuales-funcionarios, cantarán los canallas multimillonarios de la industria del espectáculo y difundirán inacabablemente los medios de comunicación de masas. Estas son las medidas más destacadas, o de primer orden. En un segundo plano hay otros cientos de ellas, de naturaleza similar[3].

¿Tan fuerte y robusto es el poder constituido?

Sólo en parte y sólo en apariencia. Lo enloquecido de sus actuaciones muestra el pánico que le va embargando a medida que su sistema político, social, educativo y económico (éste, sobre todo) se va desmoronando paso a paso, a consecuencia de sus taras congénitas, nocividades inherentes y contradicciones internas irresolubles, como expongo con algún detalle en mi libro “Autoaniquilación”. Ello establece la base material, objetiva, del proyecto de revolución holística, o total integral. Lo que está sucediendo, que en poco tiempo se va a multiplicar por mil, es sólo el comienzo. La parodia abyecta y criminal de la plandemia es su primera gran escenificación. Vendrán otras muchas, sobre otras materias.

Por eso, lo realista es dar de lado el reformismo inoperante y el verbalismo estéril y centrarse en el ideario, proyecto y programa de la revolución integral. Queda poco tiempo ya de estabilidad (relativa) del vigente orden social, y quienes se contenten con imposibles reformas o con palabrería locoide de “denuncia” conspiracionista infecunda, se verán, más pronto que tarde, atrapados por su propia majadería.

¿Qué se puede hacer? ¿Qué puedes hacer tú?

Primero. Denunciar lo que está pasando, acudiendo a todos los medios divulgativos a tu alcance. No importa que sean o parezcan ser instrumentos y herramientas de poca importancia y alcance. En este asunto, todo vale: lánzate, te lo ruego, al combate de las ideas con todo lo que tengas a mano. Con todo.

Segundo. Levanta tu trasero de la silla, deja de consumir PASIVAMENTE basura de internet, apaga el ordenador. Todo eso te degrada, tú vales para muchísimo más. Una vez emancipado de la tiranía de las pantallas, por tanto, de los amos de las pantallas, planea tu intervención, individual y grupal, como sujeto combatiente, seguro y resolutivo en lo político, pujante en lo social y enorme en lo moral. Los seres humanos hemos nacido para la actividad, para el esfuerzo, para el riesgo, no para ser sempiternos mirones.

Tercero. Sin miedo: empuja y pelea sin miedo. Sin miedo en los combates individuales y en los combates colectivos. Recuerda siempre la frase de Plutarco y sé ejemplo de “virtud y valentía”. Muy duro con los de arriba y muy afectuoso con tus iguales, de tal manera que destruyes a los primeros y sirves a los segundos, según el imperecedero ideal de la caballería medieval de los pueblos hispánicos.

Cuarto. Ellos, los poderosos, los monstruos, los psicópatas, los enemigos del género humano, los sangrientos, los genocidas, ellos y sus miserables agentes políticos, están en una situación cada día más difícil. Se autodestruyen a sí mismos, y al mismo tiempo que nosotros los destruimos. Pero lo importante es nuestra tarea constructiva, no quedarnos en la mera critica, pues lo constructivo es lo más destructivo para ellos, las élites sangrientas y enloquecidas que hoy nos dominan.

Quinto. Cumple la exhortación del evangelio de Marcos: si tienes un manto, véndelo y cómprate una espada. El proyecto, programa e ideario de la revolución integral te necesita, y tú lo necesitas a él. Conócelo, estúdialo, aplícalo. La victoria final es nuestra. Súmate ya ahora a lo que va a determinar el futuro, la salvación y la supervivencia del género humano.

 

[1] Al menos, el Departamento de Censura y Persecución de la Libertad de Expresión de YouTube es más sincero, informado y culto que el conspiracionismo, en sus dos vertientes, neonazi e ingenuo, pues se refiere, aunque de manera eufemística, al Ministerio de Sanidad del Estado español. En efecto, éste es el centro y el origen del terror médico-policial que estamos sufriendo. Él y las corporaciones monopolistas y totalitarias conocidas como Colegios de Médicos y Colegios de Farmacéuticos, mientras que la OMS, mantenida con los fondos que, entre otros, le entrega el Estado español, es fuerza ofensora de segundo nivel. Parece seguro que quienes ocultan las responsabilidades, fundamentales, del Ministerio de Sanidad español en la plandemia es porque están financiados en secreto, conspirativamente, por el Ministerio de Sanidad. Con un presupuesto anual de más de 3.000 millones de euros tiene con qué hacerlo… Contra todos ellos se dirige, perentoria e inexorablemente, el proyecto, ideario y programa de la revolución integral.

[2]  Agradezco de corazón a YouTube que me haya enviado la Nota de censura y sanción en mi idioma materno, el castellano, no en “inglés” basurilla. como hizo la asimismo multinacional capitalista Amazon cuando me censuró y repudió mi libro “Se el mejor médico de ti mismo”.

[3] En los puntos que he desarrollado en este párrafo hay bastante de ironía y un tanto de deformación expresionista deformadora por magnificante, para enfatizar más la realidad, pero todos ellos, todos, están extraídos de sesudos estudios anticipativos que los anuncian, prescriben y pronostican.

Visto 690 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 December 2020 08:59
Inicia sesión para enviar comentarios