Jueves, 21 Enero 2016 10:59

Escuela Refugio Apabardas. Partiendo de las ruinas de un pueblo abandonado en la montaña oriental leonesa.

Escrito por J. Hugo Astorga

Se desarrolla en el pueblo abandonado de Quintana de la Peña, en la montaña oriental leonesa. El propósito de esta escuela es el del desarrollo integral de la persona en base a criterios de sostenibilidad y de responsabilización en primera persona de aquello cuanto podemos acometer localmente, individualmente siendo parte activa de una comunidad.

 

Quintana de la Peña (León)

El Comunal se defiende siendo parte de él, siendo una familia en forma y fondo con un interés común. Poniendo en valor el medio que nos acoge conectando de nuevo con sus ciclos mediante una experiencia consciente.

Sin purismos ni radicalidades no resolutivas, y sin desviar la atención del contexto global.

Con el diagnóstico bien claro de crisis civilizatoria y con los medios actuales, ante una enfermedad crónica, algunas personas y colectivos optamos por intervenir yendo a la raíz mediante una solución en forma y en fondo integral.

Ahora nosotras, personas independientes podemos ejercer nuestra libertad de conciencia, capacidad de decisión y de acción de dónde y cómo queremos vivir, solucionando las dificultades que se nos presentan. Desde nuestra realización y libertad individual formando parte de una comunidad convivencial, de recursos compartidos, y de un apoyo mutuo resolutivo integral. Como respuesta a la situación de degeneración y des-estructuración social y ecológica, ante el contexto geoestratégico globalizador.

Esta es la apuesta firme de la ERA Pro Común, y por la que persevera el que tiene el gusto de presentárosla. Proyecto y vida una misma.

A cargo de Jorge Hugo Astorga López. Neo poblador y realizador de fórmulas integrales y alternativas al sistema.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 1660 veces

Comentarios  

#1 Alfredo Velasco Núñez 21-01-2016 23:28
¡Enhorabuena Prado! Tu ejemplo de valentía siempre es inspirador. Muy bien argumentado y con entrevistadora pertinente. Cuando vivimos el amor creemos que esta cuestión es banal, pero tu destacas su relevancia para los que aspiramos a ser humanos. No siempre el mal es personal, sino que puede ser estructural y debemos señalarlo. Un ABRAZO.

No tienes permisos para publicar comentarios.