Martes, 21 June 2016 08:29

Mis reflexiones sobre el II Encuentro de RI.

Escrito por  Laia Vidal
Valora este artículo
(2 votos)

El segundo Encuentro de Reflexión sobre Revolución Integral significó para mí un lugar para sentir la afinidad con cada quién más allá de las ideologías y por un objetivo común y holístico.

Punto de encuentro de prácticas afines aunque dispares, ahí está la riqueza, que todas ellas comparten el hecho de tener consciencia y voluntad de ser parte de algo mayor, a diferencia de lo mucho disperso y disconexo, en general falto de grandeza de miras, que abunda hoy en día.

Una oportunidad para salir de nuestro guetto y ver la revolución desde muchos ángulos complementarios.

Empezar a reunirse desde una nueva forma de ser y de ver, quizás inicio de una nueva cosmovisión y una nueva relación con lo económico, político, ecológico, y el cambio personal en un sentido amplio.

Siento mucho la afinidad en algo que no es lo de siempre, que lo trasciende y lo incluye pero va más allá. Siento mucho la validez de este marco aunque haya el «imepdimiento» de la distancia, esto puede ser un punto fuerte por la heterogeneïdad siempre y cuando en cada territorio haya personas y nodos fuertes que vayan trabajando, personas quizás separadas en lo físico pero en firme comunión de objetivos.

Valoré que hubieran menos personas que el año anterior, puesto que pude tener ocasión de intimar más con algunas de ellas. Me estresaba mucho el año pasado el ratio de gente interesante por quilómetro cuadrado a la cual no pude llegar a conocer.

Agradezco a la figura de Félix Rodrigo Mora que haya sido el eje que nos haya permitido encontrarnos a muchos, ha hecho posible crear un marco de interacción única que me parece difícil de encontrar. Creo que nuestro punto fuerte es reflexionar sobre nuestras prácticas y sobre la sociedad como parte de un todo mayor y la voluntad de no quedarse en la reflexión sino de poner la persona, el sujeto, en el centro del cambio.

Tres factores me parecen primoridales a destacar del marco RI: la variedad de temas que se abordan, huyendo de la parcialidad pero sin negar la profundidad; la cualidad de las personas, muy elevada; la heterogeneidad -en edades, intereses, formas de expresión, etc.- al mismo tiempo que una clara unidad. Parce difícil de encontrar estos factores aunados en otros marcos.

Valoro el equilibrio de fuerzas que se da, entre edades, entre estados vitales, géneros, prácticas e intereses, desde la política a la autogestión, espiritualidad, crecimiento personal, ecología, y no de una forma dispersa y fragmentada sino confluyendo en una sinergia profunda. De algun modo siento que la obra de Félix nos ha unido en muchos sentidos pero no siento su figura como algo demasiado fuerte ni aplastante. Me pregunto porqué nos hemos reunido quienes nos hemos reunido a su alrededor, y supongo que al final somos personas que valoramos el no dogmatismo, la verdad, la ética y la integralidad, lo cual celebro.

La integración entre solemnidad y diversión también me ha parecido muy intensa y estimulante. Profunda y transformadora.

Es un regalo, a pesar del cuestionamiento que sufrieron en el encuentro, que los que tiran del carro nos permitan un espacio virtual (web) y un espacio físico (encuentro) donde podamos construir, sentir y compartir la revolución integral. Creo que es una oportunidad de aprender unas nuevas formas y una nueva esencia para la transformación radical en el siglo XXI, que no podemos desperdiciar. Siento que tenemos que innovar en las formas de transformar la sociedad y el mundo y siento fuertemente que lo estamos haciendo. Eso me llena de esperanza y energía.

Me sentí muy arropada por mis compas catalanes, con quienes desarrollamos una mezcla de comunión y libertad que adoro y valoro en suma medida. Gracias a todos ellos. También a los que no me une una cotidianedad pero con los que pudimos compartir abrazos y sueños. Quiero agradecer la generosidad material y la solidaridad de quienes, por distinitos medios, nos ayudaron a ir al encuentro cuando teníamos dudas respecto a nuestras posibilidades de asistencia.

Me reconforta pensar que viva como viva seguro que voy a encontrar la forma de contribuir al caudal que siento que es la RI. Según creo esto puede abrir las puertas a la colaboración e implicación de mucha gente, no solamente de los activistas autogestionarios sino de una amplia capa social y humana. El hummus necesario para cualquier cambio de naturaleza transversal, popular e integrador.

En muchos momentos sentí el amor en el corazón, de una forma muy intensa.

«Más allá de la mente
hay un corazón,
Más allá de los ojos,
una percepción.
Más allá de los cuerpos,
una profunda unión.

Y no necesito más para quereros
de todo corazón».

¡¡¡Gracias a todas y a todos!!!

Visto 1029 veces Modificado por última vez en Martes, 21 June 2016 09:10

1 comentario

  • Enlace al Comentario Ileana Valenzuela Miércoles, 27 July 2016 10:17 publicado por Ileana Valenzuela

    Comparto totalmente lo que dices, con la agnadidura que, viniendo de lejos en un contexto completamente diferente y habiendo desde hace mucho tiempo buscado un espacio en el que compartir ideas, carigno y objetivos de lucha me senti que lo habia encontrado. Esto me ha dado nuevas fuerzas y una nueva esperanza en creer que, lo que estamos haciendo es lo correcto (lo que no quiere decir que no cometamos errores sino que vamos en la buena direccion. Muchas gracias y saludos a todos

Inicia sesión para enviar comentarios