Viernes, 19 Febrero 2016 10:15

Hace un año

Escrito por Vanesa

Hace un año, aproximadamente, ni siquiera estaba segura de asistir al I encuentro por la RI. Héctor iba a hacerlo y yo compartía las ideas e inquietudes del grupo, pero me sentía insegura. No contaba con la información necesaria, tenía miedo, básicamente, al ridículo, a no sentirme útil. A pesar de ello, unas palabras de Félix y mi propia voluntad que me empujaba fuerte hacia hacer acto de presencia en Miraflores, hicieron que así fuera, convirtiéndose así la RI en uno de los objetivos principales de mi existencia.

 

11157471_900800439955601_932536534348711652_o.jpg


Tras un año de mucho pensar, leer, buscar, debatir, estar en silencio, perderme y encontrarme; me encuentro satisfecha por estar participando en la organización de este II encuentro. Aunque continúo con las mismas dudas y sigo sin tener muy claro qué es lo que puedo aportar, si hay dentro de mí un ansia gigante por compartir esos días con todos vosotros. Quizás por el cansancio que se arrastra del día a día, y no precisamente del trabajo embrutecedor que padecemos, que también, pero sobretodo de no encontrar puntos de encuentro con las personas que nos rodean, de no sentir el amor, ni las ganas de hacer el bien, ni de convivir... Quizás por eso el poder estar unos días con personas con las que comparto ideas y proyectos, hace que se me engrandezca el alma.

Espero que el II encuentro me ayude a iniciarme en algún proyecto más general, pues hasta ahora he estado muy centrada en el trabajo personal, y aunque debo seguir, me gustaría participar de algo más. También espero que los vínculos se vayan estrechando un poquito más y que surjan durante el año, otras formas de encontrarnos aparte del encuentro oficial. Estoy deseosa de escuchar todo lo que todos tengáis para contar, de escuchar canciones y chistes, de crear, en definitiva, una familia extensaaaaa. Espero también encontrar la forma de clarificar toda la información que tengo en la cabeza, que empieza a ser mucha y me cuesta ordenarla bastante.

En definitiva, el II encuentro es para mí, un segundo paso, aun mas importante que el primero. Un encuentro donde, supongo, ya todos sepamos donde vamos, donde las ganas por hacer y dar sean lo que primen, donde nadie espere de nadie más que de sí mismo. Al menos así voy a intentar que sea por mi parte. Si en contenidos y en proyectos no puedo aportar gran cosa, sí puedo hacer uso de mi fuerza de voluntad y constancia que mis queridos padres me han enseñado, para darlo todo por esta revolución y por todos los que la deseamos.

Vanesa

Visto 1663 veces
Más en esta categoría: « Primeros pasos, primeras propuestas

No tienes permisos para publicar comentarios.