Lunes, 24 Septiembre 2018 11:12

La feminidad y el fascismo (1): el fascismo como fenómeno de masas femenino

Escrito por  Alexei Leitzie
Valora este artículo
(2 votos)
De nuevo, es un estudio objetivo de la historia, sin fundamentalismos ideológicos, el que es incómodo para los fanatismos del momento, pues su hacer se basa en la tergiversación, ocultación e interpretación interesada de la verdad. En el asunto que aquí se tratará, izquierda y feminismo vuelven de la mano a insultar nuestra memoria histórica, sólo con intención de justificar sus desmanes ‘intelectuales’, que ante los hechos probados se exponen como pura mitología no sólo alejada de la realidad sino completamente opuesta a la historia, negados por la misma; una historia, por tanto, ocultada.
 
mujeresdeazul10
 
El feminismo doctrinario actual no puede hacer frente a una verdad velada, a saber, que durante la Guerra Civil y durante la dictadura franquista el número de mujeres activamente fascistas o católicas religiosas fue de hasta diez veces superior al número de mujeres activamente antifascistas, comunistas o libertarias. La sindicación de mujeres en las organizaciones femeninas afines a la derecha fascista supera de forma estremecedora a las afiliadas a las organizaciones promovidas por la República de izquierdas. Para ocultar esta comprometida realidad histórica, que supone, antes de descender a una interpretación cualquiera, que la mujer fue un agente decisivo en la victoria, sustento y promoción del fascismo, algo que niega el discurso feminista-victimista cuando aduce que la mujer no es un sujeto activo de la historia, es víctima de estructuras de dominación, o que ha permanecido silenciada y sin capacidad organizativa y decisoria;  para tal operación de ocultación, de santificación del rol femenino histórico, con la erradicación del mal como cosustancial a su sexo, se han creado leyendas dignas de la más difusa ciencia ficción, aupadas por el izquierdismo más embustero, como la gloriosa figura de las milicianas o el elogio desmedido por asociaciones como la Agrupación de Mujeres Antifascistas, que se tratarán en otros textos. Antes de entrar en detalle, conviene subrayar el principal acicate de este texto, que es señalar que lejos de ser incapaces del mal más perverso, las mujeres han contribuido decisivamente a su perpetración histórica. Además, y en contra del mentiroso manifiesto feminista del 8 de marzo de 2018, de defensa unánime por todo el feminismo español, que oculta a todas las mujeres que han defendido el horror histórico, aquí se defiende algo que es más importante para desmontar toda la perfidia y mentiras del feminismo: las mujeres han sido un sujeto activo histórico decisivo para la imposición, justificación e instauración del patriarcado.
 
Se hace aquí un repaso de las principales y mejor conocidas organizaciones con sindicación femenina (si no de afiliación exclusivamente femenina), para el periodo republicano, de la Guerra Civil y el primer Franquismo. En el epígrafe se distingue entre asociaciones de ideología izquierdista y de derecha. Existen más, y si alguien tiene fuentes que aporten datos sobre el grueso de afiliación, son más que bienvenidos.
 
Organizaciones de izquierda, laicas, anarquistas-libertarias o antifascistas.
 
Como se dice en Historia de la mujer e historia del matrimonio: “la presencia de las mujeres en los partidos republicanos no fue masiva“. Hay datos dispersos sobre la afiliación de mujeres a los grandes partidos políticos, sobre todo debido a las circunscripciones comarcales y dependiendo del año. Por ejemplo Mª Victoria López Cordón, en ese mismo libro citado, contabiliza con datos de la Fundación Pablo Iglesias no más de 554 mujeres afiliadas al PSOE en la región de Murcia para comienzos de 1937. Para un partido como el PSOE, que formaba gobierno en aquel año, es una cantidad ridícula, máxime si se estudia el crecimiento exponencial de afiliaciones a la Falange y su Sección Femenina en ese año, lo que está detallado más abajo. Para el Partido Comunista, Fernando Hernández Sánchez, en su tesis doctoral El PCE en la Guerra Civil contabiliza el pico de afiliación femenina en Madrid en mayo de 1937, con 500 mujeres en toda la provincia. Además, estudia que ese partido, en abril de 1936 contaba con unas 50 mujeres afiliadas en la provincia de Madrid.
 
En el seno de los grandes partidos de izquierda existieron, además, organizaciones especificamente femeninas-feministas, esto es, formadas solamente por mujeres y en lucha por los derechos civiles de las mujeres, en las que se reconoce el feminismo actual con una literalidad atemporal. El hecho de que estas asociaciones, que son las que se listan más abajo, fueran escasamente seguidas, prueba que el grueso del activismo femenino de época no estuvo con la izquierda. Félix Rodrigo Mora, en Investigación sobre la II República, 1931-1936 afirma que “durante la II República hubo bastante más militancia femenina con la derecha, la Iglesia, el carlismo, la extrema derecha y el fascismo que con el republicanismo, la izquierda y el anarcosindicalismo”.
 
Además, el desafecto de la juventud femenina por la izquierda socialista fue notorio. Las Juventudes Socialistas Unificadas, unión de las facciones de juventudes del Partido Comunista de España y del PSOE, para 1936 sólo contaba con 400 jóvenes mujeres militantes a nivel nacional. Entre 1927 y 1936, esto es, más de la totalidad del periodo republicano, la suma de nuevas mujeres afiliadas en las juventudes del PCE y las del PSOE es de 350 mujeres (Los ojos de Hipatia, nº 5 Eduardo Montagut Contreras, octubre 2016). Si Unión Republicana tuvo también una afiliación femenina escasa, es de esperar que órganos pretendidamente feministas, como Unión Republicana Femenina, de Clara Campoamor, tuvieran una militancia similar. La polémica feminista en la España contemporánea, 1868-1974 describe el fracaso en los intentos por atraer a la militancia a las mujeres de partidos y propuestas como los de Unión Republicana y su bancada feminista liderada por Campoamor, y llega a calificar este derrumbe como ‘suicidio político’.
 
Un estudio pormenorizado debería arrojar luz sobre la afiliación femenina a los grandes partidos en la izquierda, compararla con los partidos de derecha, dar cuenta de por qué, en las primeras elecciones donde se ejerció el voto femenino, ganó la derecha, explicar sucesos como la legislación del PSOE de Largo Caballero en 1937 que decreta la retirada de las mujeres del frente, en un achaque de sexismo intolerable, que se tratará en un siguiente texto, y otras cuestiones. El objetivo aquí, no obstante, es comparar a groso modo las diferencias abismales en militancia entre las organizaciones femeninas de izquierda y de derecha. Así, pasemos a listar datos sobre algunas organizaciones progresistas autodenominadas por sus fundadoras como femeninas.
 
Asociación Femenina de Educación Cívica, organización de circunscripción madrileña dirigida a ‘señoras y señoritas’ de ‘clase media’ fundada en el Ateneo de Madrid en 1931. Es significativo que en la capital republicana, supuesto epicentro de las corrientes de ‘igualdad y modernización’ progresistas de la vida política frente al atraso de la tradición rural, una organización feminista tuviera, apenas, 1500 inscritas.
 
Agrupación de Mujeres Antifascistas creada por el PCE en 1933, que tuvo su apogeo durante la Guerra con hasta 50.000 afiliadas (Women and the politics of the Spanish Popular Front: Political Mobilization or Social Revolution?, Martha A. Ackelsberg). Tuvo una sindicación internacional comunista, y fue sin duda la organización feminista antifascista más importante de la época, junto con Mujeres Libres. En futuros artículos se analizará su contenido, pero de nuevo ha de destacarse lo contradictorio de sus pretendidas luchas armadas antifascistas con la legislación del Frente Popular que retira por ley a todas las mujeres del frente de guerra en 1937.
 
Mujeres Libres, organización promovida por CNT, de bagaje libertario-anarquista, en funcionamiento entre 1936 y 1939. Se cuentan 20.000 integrantes en 1938 (Mujeres Libres: El anarquismo y la lucha por la emancipación de las mujeres). Entre sus formulaciones, vehiculadas a través de una revista homónima, que se tratarán en otro artículo, se encuentran el apoyo a la incorporación al salariado de la mujer, igualdad legal, posturas a favor de una prostitución regulada, a favor de una educación infantil y una educación sexual, y de nuevo, coincidiendo con la postura frentepopulista de retirar a las mujeres del frente de guerra, se encuentran formulaciones específicamente sexistas en sus medios afines. Así reza una consigna aparecida en Mujeres, ed. 1 nº 7, de septiembre de 1936: “¿Quién vestiría a nuestros milicianos, soldados y marineros? ¿Quién les prepararía la comida? ¿Quién cuidaría a sus hijos? Allí está nuestra vanguardia. La vida dura de campaña no puede ser resistida por las mujeres”.
 
Unión de Muchachas, creada en 1937, anexa a las Juventudes Socialistas Unificadas pero de tinte activamente antifascista, tuvo 2000 afiliadas (Investigación sobre la II República Española, 1931-1936, Félix Rodrigo Mora).
 
Organizaciones de derecha, religiosas o fascistas
 
La facción a la derecha y los sectores religiosos congregaron al mayor número de mujeres en los periodos republicanos, y según se acentuó el conflicto armado, el número de mujeres afines se disparó exponencialmente, dándose continuidad durante el Franquismo. El peso de la verdad se está por fin haciendo hueco entre una historiografía tramposa e interesada, y libros como Las arpías de Hitler. La participación de las mujeres en los crímenes nazis, de Wendy Lower, trasladan la realidad española al contexto internacional, donde en mayor o menor medida, las mujeres, en el nombre del primer feminismo (primera y segunda “olas”), colaboraron con las fechorías horrendas fascistas. Lo que es notorio comprobar es que, además, en el caso español, las mujeres fascistas fueron indiscutiblemente muchas más que las alineadas con la República. En Mujeres contra la revolución. La movilización femenina conservadora durante la Segunda República española y la Guerra Civil (Julio Prada Rodríguez), sin quererlo, se subraya esa “mayor predisposición femenina a salir a la calle en defensa de unos valores [católicos y de derecha] que consideraban amenazados”. Mercedes Yusta documenta, en La segunda República: significado para las mujeres, 1.500.000, un millón y medio de firmas femeninas, pidiendo el respeto a la religión Católica. Julio Prada, en el mismo extracto sobre la movilización femenina antes citado, señala que “su comportamiento [el de las mujeres] no puede explicarse únicamente como fruto de la manipulación y el manejo del clero” a la vez que loa su “capacidad de movilización”.
 
Las causas de esta sindicación pueden pensarse, pero no se pueden negar las cifras de afiliación que descompensan cualquier atisbo de paridad entre los bandos nacional y republicano e incluso durante la vigencia y la paz de la legalidad republicana. Las cifras de estas mujeres se traducen en algo menos cuando se estudia que mucha de la militancia fue moviéndose entre las distintas organizaciones en los años 30, pero aún así, la derecha femenina fue un fenómeno de masas. Conviene ir adelantando, antes de ofrecer los datos, para poder anticipar conclusiones, que será el Franquismo quien publique, en sus primeros años, a pesar de tener un aparato de censura hiper-potente, la obra del primer y segundo feminismo oficiales, empezando por El Segundo Sexo, de Beauvoir, hoy día citado e inspirador de las nuevas corrientes feministas, libro que incluso sorteó la censura y tuvo una traducción franquista legal al Catalán (lengua demonizada por Franco) en 1966. Serán muchas las obras que se autodenominen feministas que el Franquismo publicará con total anuencia, asunto que será estudiado también más adelante.
 
Sección Femenina de Falange, fundada en Madrid en julio de 1934 por Pilar Primo de Rivera. Sólo los datos de esta agrupación, de corte fascista, especialmente tras el levantamiento militar del 1936, dejan al discurso feminista-victimista actual en la estacada. Con 2.500 inscritas en 1936, pasará a tener 60.000 militantes sólo meses después de iniciarse la Guerra. Para principios de 1938, en plena contienda, alcanza la cifra de 400.000 militantes; a finales de ese mismo año, suma casi 600.000 mujeres (Feminismos y antifeminismos: culturas políticas e identidades de género en la España del siglo XX, Ana Aguado, Teresa M.ª Ortega). En 1939, según Ideal (Ideal, enero 1942, p. 6), tras finalizar la guerra, Sección Femenina agrupó a 900.000 mujeres, tras la unificación de Falange en FET y de las JONS, aunque normalmente se está más de acuerdo en la cifra de 600.000 mujeres. Se impone un inciso.
 
Cuando la ortodoxia feminista actual acusa a los hombres de la perpetuación del patriarcado, aduce que las mujeres han estado doblegadas y silenciadas y han sufrido la sumisión perenne del sistema patriarcal; cuando, con unanimidad, el manifiesto a huelga 8-M invoca a “las mujeres que trajeron la Segunda República” y a las que “lucharon en la Guerra Civil”, ¿dónde ubica a las masas de mujeres fascistas falangistas que apoyaron, por las razones que fuere, un régimen ultra-patriarcal, militarista, católico fundamentalista, tiránico, genocida, …? ¿Dónde se recuerda al millón y algo de mujeres religiosas y activistas que sólo entre 1931 y 1936 expresaron su visión de la feminidad y de la política contraria al republicanismo? El feminismo actual, ni siquiera capaz de recabar ese número de firmas o votos femeninos unitarios, es sencillamente una falsificación, un fraude histórico. La acusación que el feminismo vierte, de haber sido la mujer la silenciada de la historia, es en realidad la práctica que ellos mismos realizan, cuando entronan una teoría-religión que es incapaz de afrontar la rigurosidad de los hechos históricos y silencia todas las manifestaciones históricas contrarias a su dogma de fe. Los datos demandan reafirmar: el patriarcado ha sido sufrido y defendido tanto por mujeres como por varones; las primeras fueron capaces de movilizarse antes de cualquier contacto con la primera supuesta intelectualidad feminista, tanto es así que se cuentan por cientos de miles las que decidieron formar una fuerza decisiva para la victoria del fascismo en España. Cualquier corriente de pensamiento, feminista o no, mainstream o underground, que no mencione esta cuestión y que no construya cualesquiera sean sus preceptos teniendo en cuenta esta verdad histórica, a saber, que el sexo no es una categoría determinante para la formulación ni de una acción ni de un pensamiento político, cometerá el error de construirse como un fanatismo teórico y, de convertirse, como sucede hoy con el feminismo, en ideología dominante, que ya inspira legislación; si se convierte, como ocurre ahora, en “lo políticamente correcto” se habrá convertido, de facto, en un nuevo fascismo cultural. Además, cuando el feminismo exime a la mujer de cualquier responsabilidad histórica directa, de haber sido hacedora de los acontecimientos y haberse posicionado de uno y otro bando; en definitiva, de haber tenido convicción y conciencia propias, comete el peor acto de sexismo posible.
 
Margaritas/Comunión tradicionalista, nombre con el que se conoce a las mujeres sindicadas con las opciones políticas carlistas. Laura Sánchez Blanco, en Rosas y Margaritas, Historia de las mujeres falangistas asesinadas por el Frente Popular, habla de 30.000 mujeres afines en 1936 sólo en Navarra, País Vasco, Aragón, Cataluña y Sevilla. En 1937 se integraron en Falange.
 
Auxilio Social, organización afín al nacionalsocialismo alemán dirigida por Mercedes Sanz Bachiller. Originalmente se llamó Auxilio de Invierno (Winterhilfe en alemán). Compitió duramente con Sección Femenina de Falange y finalmente quedó englobada bajo FET y de las JONS. Su pico de afiliación fueron 300.000 mujeres filonazis (Feminismos y antifeminismos: culturas políticas e identidades de género en la España del siglo XX, Ana Aguado, Teresa M.ª Ortega), que después quedarían integradas en la Sección Femenina de Falange.
 
Juventud femenina de Acción Católica, agrupación de jóvenes mujeres religiosas bajo el signo de Acción Católica. En La movilización Católica frente a la II República: la acción católica (Feliciano Montero) se recaban datos: pasó de 33.000 socias en 1933 a 70.000 socias en 1936.
 
-Auxilio Azul María Paz, organización feminista-fascista que operó en la retaguardia del frente republicano en Madrid a partir de 1936. Contó con 6000 mujeres-soldado que desgastaron la defensa de Madrid a favor de Franco. (Nosotras también hicimos la guerra. Defensoras y sublevadas, Carmen Domingo). Fueron militares profesionales, operando en secreto en territorio enemigo, lo que requería de una convicción y arte de la guerra excepcionales.
 
-Las ‘beatas‘, nombre con el que eran conocidas mujeres ultracatólicas que bajo el abrigo de la Guardia Civil, el somatén y la Falange en los territorios sublevados y durante el Franquismo funcionaron, como ya afirmase Primo de Rivera, de ‘acicate de los espíritus‘. Tuvieron una especial presencia en barrios y pueblos, se dedicaron a señalar, a juzgar la vida ajena e imponer su código moral so pena de denuncia ante los aparatos represivos. Fueron la facción ideológica no armada del somatén del Directorio Militar de Primo de Rivera actualizado al Franquismo. Tuvieron un grueso de 45.000 mujeres (Feminicidio o Autoconstrucción de la mujer, Prado Esteban Diezma, Félix Rodrigo Mora). Se estudiará este fenómeno más adelante, pues relucen las similitudes, salvando el signo de los tiempos, con el nuevo colaboracionismo feminista actual y los protocolos policiales, que bajo las nuevas patrullas violetas también funcionan como acicate de los espíritus.
 
Es bochornoso no sólo que estos datos se olviden interesadamente cuando se quiere hablar de la relevancia de nuestro pasado, cuando se confeccionan teorías que interpretan la historia para justificar una ideología (patriarcado), sino que tengamos que estar acostumbrados al discurso contrario, esto es, que las mujeres republicanas lucharon contra el fascismo como única o mayoritaria realidad de su género. Huelga decir, aunque no es el asunto del texto, que efectivamente, la mayoría de mujeres lucharon contra el fascismo, y contra el fascismo republicano también, pues a pesar del más de millón de mujeres de filiación fascista, no se supera la inmensa mayoría de las mujeres de las clases populares que se opusieron a los abusos intolerables de ambos dos bandos nacional y republicano y lucharon codo con codo con sus iguales varones contra las tiranías de todo signo. Prueba de ello (y otro antídoto contra la perfidia feminista actual) es la historia del maquis, que deberá estudiarse.
Visto 1809 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Septiembre 2018 11:46
Inicia sesión para enviar comentarios