Sábado, 18 Noviembre 2017 07:38

Costumbres populares e intervención estatal en la relación de pareja heterosexual

Escrito por  Jesús
Valora este artículo
(2 votos)

En los primeros años del siglo XX la “Sección de Ciencias Morales y Políticas del Ateneo de Madrid” reunió información, a través del trabajo de campo (1) realizado por sus corresponsales -profesionales del derecho, escritores costumbristas regionales, profesores, párrocos…-, sobre las costumbres populares de nacimiento, matrimonio y muerte en el estado español.

49657393

En 1981 Antonio Limón Delgado accede a “imprimir el texto relativo a Andalucía”, con la finalidad de “difundir los valores culturales de la región andaluza”. (2).

Advertencia epistemológica

En palabras de A. Limón: “A pesar de todas las precauciones que deban tomarse a la hora de utilizar esta información, no podemos de ningún modo, ignorarla o negarle por completo validez simplemente por haber sido producida en una época en que los asertos de la metodología científica no coincidían por completo con los que hoy usamos. Ello equivaldría, en otro orden de cosas, a negarnos a leer a Tucídides por la razón descabellada de que no utiliza la metodología de la Historia actual o, en resumen, a condenarse a la miopía de que sólo la óptica científica al uso de nuestros días posee la verdad absoluta frente a la mentira de todo lo pretérito”.

*

Se transcribirá a continuación la ficha: “II. Matrimonio A. Noviazgo h. Relación de los novios 3. Situación de los novios con respecto a los demás solteros (prohibición de actos determinados o de concurrir a algunos lugares, etc.).”

Málaga (Nerja)

Desde que dos jóvenes se ponen novios, ni el baila con otra ni ella con otro. En la ausencia de él, ella no sale de casa para visitar, pasear o ir a misa.

Alcalá de los Gazules

No suelen imponerse por costumbre los novios prohibiciones, salvo las especiales por relaciones anteriores o por represalias de manifiestas antipatías de algunas determinadas personas con alguno de los amantes.

Ronda

Hay el siguiente dicho muy popular: “Donde mi novia no cabe, no quepo yo”. Por regla general, donde no puede ir uno de los novios, no va ninguno.

Sevilla (Coronil)

No existe ninguna diferencia en la situación de los novios con respecto a los demás solteros.

Córdoba

Entre los artesanos, la novia no puede ir a fiestas sin permiso del novio, ni bailar más que con éste.

Alcaracejos

La situación de los novios respecto a los demás solteros, no se diferencia en nada de éstos y todos alternan juntos en sus distintas diversiones.

Arjona

En la misma situación que los demás solteros, si se exceptúa la costumbre de no asistir a diversiones si no lo hacen ambos prometidos.

De lo que podemos concluir:

  1. Observamos la existencia de diversidad en las prácticas.
  2. No se aprecia control del hombre sobre la mujer, a excepción del caso cordobés.

Seguidamente se reproducirá el apartado titulado: “II.Matrimonio E. Sociedad familiar a. En cuanto a las personas 1. Consideración de la mujer; carácter de la autoridad marital y de las relaciones entre los cónyuges. Trabajos en que se ocupa la mujer. Iniciativas que toma en los asuntos domésticos y en la dirección de la casa”.

Arcos de la Frontera

En la casa es la mujer soberana absoluta. El marido es la autoridad indiscutible para cuanto se refiere a las relaciones exteriores de la familia; pero la mujer rige y gobierna a los hijos, guarda y distribuye el dinero, paga a los jornaleros y manda en todo lo que no se refiera expresamente al trabajo de los hombres; hasta si hay algún negocio o es preciso concurrir a alguna oficina, notaría o ayuntamiento, es ella la que se entiende con los funcionarios, porque más viva y despierta que el marido, es más capaz y de mejor consejo. La labor de la mujer es doméstica, y cuando alguna vez va a al campo, se ocupa solamente en trabajos de poco esfuerzo, como la cogida de la aceituna, la escarda, el espulgo de la uva, etc.

Alcalá de los Gazules

La mujer está bastante considerada en las clases principal y media y aún en parte de la pobre, pues es más culta por recibir esmerada educación e instrucción en el Beaterío de Jesús, María y José, y domina por lo general en inteligencia al marido. (…) La autoridad marital, efecto de la natural perspicacia de la mujer, su mayor cultura y las corrientes del siglo, no brilla en todo su esplendor, generalizándose mucho el tipo del “marido constitucional”. Por lo demás, las relaciones entre los cónyuges suelen ser correctas y afectuosas, sin exageración. La mujer rica, lo mismo que la pobre, se ocupa de las faenas domésticas, y las señoras no desdeñan, por fortuna para ellas y sus familias, en coser, zurcir, hacer medias y cortar sus vestidos o los de los hijos. Excelentes y fidelísimas esposas, buenas cristianas, cariñosas madres en todas las clases, lo mismo se presentan en sociedad las de la alta que hacen una comida o remiendan unos calzones. Las de clase media, de mujeres económicas, concertadas, y tan aptas para las faenas más duras, como para presentarse modestas y graciosas en toda ocasión que se presente. La mujer de la clase pobre es una verdadera mártir del trabajo y de las privaciones, según dijimos en otra parte.

Sevilla (Coronil)

La consideración de la mujer, cualquiera que sea la posición social de la familia es igual, es decir, que es respetada en su dignidad de persona por el marido, no obstante el trato que se la tenga se relaciones con la cultura y educación de éste. La mujer lleva siempre la dirección de la casa, es soberana en los asuntos domésticos de orden puramente interior, tomando en ellos parte más o menos activa según el bienestar de que disfruta, sin menoscabo para la autoridad del marido, que resuelve en definitiva los puntos cuya importancia o gravedad demanda su intervención; cuando éste posee muy mediana fortuna o vive solo del jornal, la mujer presta sus servicios a otras familias para ayudar a soportar las cargas del matrimonio o comparte con su esposo los trabajos del campo.

Aguilar

La mujer asume la dirección de la casa en lo que atañe a su gobierno interior, ayuda a su marido, pero éste siempre conserva la supremacía.

Alcaracejos

Generalmente nada deja que desear la consideración que tiene la mujer en toda esta comarca, puesto que la sociedad conyugal viene a ser el elemento más importante, sin duda, por el mayor grado de cultura que en general tiene sobre el marido. Ella es la depositaria de todo el dinero que hay en la casa; se impone con frecuencia y con sagacidad contra la oposición del marido, sin originar disturbios, resultando en muchos casos resentida la autoridad marital. Lleva casi siempre la dirección de la casa y la iniciativa en los asuntos domésticos, toda vez que el marido solo es un trabajador ocupado constantemente en sus labores, aún entre las clases acomodadas (si bien con algunas, aunque pocas excepciones). La ocupación general de la mujer está en las faenas domésticas y únicamente en casa de labradores medianamente acomodados suele tomar parte en algunas faenas agrícolas, tales como escardar y la recolección de bellota y aceituna en sus respectivos medios. En otros pueblos cercanos, donde por estar menos repartida la riqueza hay más pobres, acostumbran las mujeres a ganar jornal, trabajando en ciertas faenas del campo, y en la actualidad, algunas jóvenes de esta villa, y muchas de las poblaciones inmediatas tienen ocupación en los lavados de estas mismas.

Santafé

La mujer es generalmente bien considerada, y algunas veces, no pocas, participa de la autoridad doméstica más que el marido. Las familias pobres dedican en ciertas épocas de mucho trabajo a las mujeres a las faenas del campo, tales como limpiar remolachas, coger aceitunas, espigar (así llamar a rebuscar las espigas de trigo después de la siega). Las iniciativas de la mujer dependen de su discreción y circunstancias.

Marmolejo

La mujer es considerada por el hombre con toda clase de respetos; ella es el alma de su casa y el dinero, el cual, con el consejo de su marido distribuye de la mejor manera. La mujer por su parte respeta y obedece a su esposo, cría a sus hijos y es hacendosa y trabajadora, teniendo gran esmero en el arreglo de su casa, guisa y dirige a las criadas si tiene posición para costearlas.

Arjona

A la mujer se la considera como buena compañera y con las atenciones que merece su sexo; si bien el esposo es el jefe de la familia, en pocas ocasiones deja de ponerse de acuerdo con su esposa tratándose de asuntos de algún interés. Los trabajos en que se ocupa la mujer difieren entre las clases ricas y pobres, pues mientras las primeras se dedican a las labores u objetos de adorno, a más de dar dirección a los criados, las segundas, por precisión tienen que ocuparse en condimentar los alimentos, coser las ropas, lavar y en algunas ocasiones dedicarse a faenas agrícolas. Casi siempre la mujer tiene la iniciativa en los asuntos domésticos exclusivamente y dirige la casa en todo aquello que sea impropio que lo efectúe el marido.

Arjona

La consideración de la mujer hace honor a esta población, ocupándose, si es rica, en la dirección de los quehaceres domésticos y si pobre, ayuda cuando puede a su marido, empleándose en faenas agrícolas propias de su sexo. Su opinión siempre es consultada en asuntos difíciles.

Arjonilla

La mujer es muy considerada por su marido, atendiéndola y respetándola sin abdicar de su autoridad marital. La mujer se dedica a sus quehaceres domésticos, dirigiendo las faenas de su casa o haciéndolas por sí misma.

Aquí anotamos:

  1. División de funciones entre ambos cónyuges.
  2. La mujer se dedica preferentemente a tareas de la casa (de la que suele ser soberana), aunque también se emplea en labores agrícolas o en el servicio a otras familias; el varón al trabajo fuera del hogar.
  3. Hay referencia explícita a la autoridad marital en los casos de: Alcalá de los Gazules, Sevilla (Coronil), Marmolejo y Arjonilla.
  4. La mujer es respetada por el varón.
  5. La mujer es apreciada por su inteligencia, capacidad e iniciativa.
  6. La relación de pareja es cordial.

*

Apuntes sobre la intervención estatal

En “Bases para la formación de un plan general de Instrucción Pública” (1809), G.M. de Jovellanos expone que la educación a dar a las niñas debe tener como meta “formar buenas y virtuosas madres de familia”, o más exactamente, “buenas y recogidas madres de familia”. (3)

“Lo repito: en el hogar doméstico, no fuera de él, ha de cumplir la mujer su destino”. Francisco Pi y Margall, presidente de la I República española. (4).

El artículo 57 del Código Civil en su versión primera de 1889 (5) establece que “El marido debe proteger a su mujer y ésta obedecer al marido”. Artículo que no es modificado hasta 1975.

En 1983 se crea el Instituto de la Mujer.

El artículo 1 de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género (6) califica las relaciones entre hombres y mujeres como de "poder", de los primeros sobre las segundas, para a continuación "prestar asistencia a las mujeres".

En 2008 se crea el Ministerio de Igualdad.

Algunos datos del presente

Según la Macroencuesta (10.171 mujeres) de Violencia contra la Mujer 2015 (7), el 25,4% de las entrevistadas refirió violencia psicológica de control por su pareja o ex pareja a lo largo de su vida. Una de sus conclusiones es “La incidencia de la violencia de control en el último año entre las mujeres jóvenes que tienen o han tenido pareja en alguna ocasión, es muy superior a la media de mujeres de cualquier edad”.

Desde 2003 se han registrado 169 mujeres víctimas mortales por violencia de género en Andalucía. (8).

*

Posicionamiento

  1. Las oligarquías concretadas como Estado y Capitalismo deciden las ideas, valores y hábitos que son cardinales para la persona, en su concepción de ella misma y en su interacción con los otros.
  2. Ello se lleva a cabo a través de la escolarización obligatoria, los variados medios de difusión, el trabajo asalariado, la universidad, la propaganda institucional, el ocio y el espectáculo, los intelectuales y artistas, y la publicidad comercial.
  3. El derecho positivo, el ejército y el resto del aparato judicial-represor son incompatibles con la libertad.
  4. Así pues, quien es parte de un problema no puede ser la solución.
  5. Lo dicho no ha de ocultar que “Cada uno es el que a sí mismo se salva o se condena” ya que “en cierto modo las circunstancias que rodean a cada hombre dependen de él mismo”. (9).
 

(1) Se empleó un cuestionario. Las respuestas se recibieron en 1902. Se cedió una copia del material recibido a la Sociedad Española de Antropología, Etnología y Prehistoria. Los originales del ateneo desaparecieron durante la Guerra Civil de 1936-1939.

(2) “Más del 80% de los rituales y de las creencias descritas han desaparecido por completo de esta región y el resto de lo que se conserva se halla debilitado y extraordinariamente desvaído”.

(3) “Feminicidio o auto-construcción de la mujer”. María del Prado Esteban y Félix Rodrigo Mora.

(4) En <Conferencias dominicales sobre la educación de la mujer. Conferencia decimocuarta sobre la misión de la mujer en la sociedad>. 23/5/1869.

(5) El sufragio masculino no se otorga hasta 1890 y el femenino hasta 1931.

(6) Aprobada por un parlamento cuyo 2/3 eran hombres.

(7) Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Mujeres residentes en España de 16 y más años.

(8) Actualizado a 16/03/2016. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

(9) Víctor García Hoz en “Pedagogía de la lucha ascética”.

Visto 64 veces Modificado por última vez en Sábado, 18 Noviembre 2017 07:59
Inicia sesión para enviar comentarios